Compra casa sin comprobante de Ingresos

En México existen trabajos con alta retribución económica especialmente para aquellas personas cuyo vinculo o dependencia laboral se maneja de forma independiente, eventual o con esquema de honorarios.

Donde también se incluye a otras modalidades análogas como los ocupados por cuenta propia en la agricultura de subsistencia, trabajadores que laboran sin protección de la seguridad social y cuyos servicios son utilizados por unidades económicas registradas.

Este grupo denominado por el INEGI como Tasa de Informalidad Laboral 1 (TIL1) se colocó en 57.2% de la población ocupada en el primer mes del año 20171.

Asimismo, la Tasa de Ocupación en el Sector Informal 1 (TOSI1) la cual considera a todas las personas que trabajan para unidades económicas no agropecuarias operadas sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar o de la persona que encabeza la actividad sin ser constituida como empresa,  representó el 26.8%, de la población ocupada que como resultado significo un incremento de 0.3 puntos porcentuales frente al mes inmediato anterior en comparación, según cifras en el análisis de tendencias no estacionales.

Por lo tanto de la población ocupada que alcanzo un 96.4% de la Población Económicamente Activa (PEA) a nivel nacional, se puede observar la participación de cada grupo en la gráfica  que se muestra a continuación:

Hasta hace poco adquirir una vivienda era casi una misión imposible para este segmento de la población, por la condición del comprobante de ingresos que es un requisito indispensable para solicitar un crédito hipotecario en instituciones bancarias, haciendo que los sueños de tener casa propia o remodelar se desvanecían para muchos.

Hoy diversas instituciones ofrecen productos y programas diseñados para que este sector de la población, y puedan obtener un patrimonio, ofreciendo opciones viables y requisitos accesibles.

 
Como comprar casa sin comprobar ingresos

La opción del autofinanciamiento inmobiliario permite comprar casa, departamento, terreno o local comercial; así como construir o remodelar en el lugar donde desees, debido a que este sistema integra grupos de consumidores que aportan periódicamente cantidades de dinero, gestionado a través un fideicomiso que sirve de marco y sustento jurídico para la asignación económica en beneficio de un tercero.

Por lo tanto, un factor que diferencia a este tipo de financiamiento de un crédito hipotecario tradicional es la manera en que se maneja, ya que actúa como un “esquema de ahorro” que facilita demostrar un buen comportamiento de pago.

Para acceder al autofinanciamiento inmobiliario, se debe ahorrar previamente de 20% hasta 40% de la cantidad solicitada, que servirá para pagar la cuota de anticipo.

Autofinanciamiento inmobiliario no contempla el historial crediticio o buró de crédito, esto se debe a las aportaciones que se realizarán mensualmente fungirán como la capacidad de pago del cliente. Sin embargo, los plazos son de 1 año hasta 15 años.

 
Requisitos

Los requisitos de inscripción son accesibles y fáciles en comparación a las instituciones bancarias, solo se necesitan identificación oficial vigente, comprobante de domicilio, ser mayor de edad, pagar la primer cuota y mensualidad.

Si deseas adquirir una casa por este método existen varias instituciones legalmente constituidas en México, donde los ejecutivos realizan una entrevista para determinar tu capacidad de pago, planes y tiempo en que podrás tener el recurso para comprar o construir casa.

back to top